domingo, 13 de marzo de 2011

Buenos Presagios, de Terry Pratchett & Neil Gaiman [Reseña].

 

buenos_presagios_0 Según Las Buenas y Acertadas profecías de Agnes la Chalada, Bruja (el único libro fiable de profecías, escrito en 1655, antes de que ella explotara), el fin del mundo tendrá lugar el sábado. El próximo sábado, para ser exactos. Justo antes de la hora de la cena.

Los ejércitos del Bien y del Mal se están agrupando, la Atlántida está resurgiendo, llueven sapos y los ánimos están algo alterados así que... todo parece ajustarte al Plan Divino. De no ser por un ángel quisquilloso y un demonio buscavidas que han vivido a costa de los mortales desde el comienzo de los tiempos y que no están dispuestos a aceptar tan fácilmente eso del “Fin de la civilización tal y como la conocemos” . Y... ¡vaya por Dios! ¡Parece que alguien ha hecho desaparecer al Anticristo!

Título: Buenos Presagios
Autor: Terry Pratchett & Neil Gaiman
Año de publicación: 2009 (1990 en el original)
Páginas: 393
Precio: 15€

Tras leer Nación, de Pratchett, me dejó con ganas de otra dosis. Descubrí este libro por casualidad un día que fui de compras a Vitoria, y me dije: Pratchett y su prosa + Gaiman y su imaginación? Tiene que ser mío!. Y aunque ya lo leí hace un mesecillo, aquí tenéis la reseña (dedicada a Happy Brain!).

Originalidad y tema:

Partimos de un 100%. Ambos autores son un derroche de talento, y nos presentan los días previos al Fin del Mundo desde un punto tierno e irónico a la vez. El tema principal, que es la eterna guerra Cielo vs. Infierno, queda incluso relegado gracias a las reflexiones sobre el Bien y el Mal, la existencia de Dios, el Destino y si está bien representar el papel que otros nos han asignado. Todo ello desde un tono… humorístico, podríamos decir. Perfecto.

Personajes:

Hay gran variedad de personajes, y, de hecho, la historia va cambiando de escena según los sucesos que les van ocurriendo. Con esto quiero decir que no tenemos un par de principales y el resto secundarios, sino que cada uno tiene sus partes de protagonismo. Podemos destacar a Adán, un niño de 11 años que no sabe que tiene el poder de destruir el mundo en sus manos; Azirafel y Crowley, ángel y demonio respectivamente, amigos casi desde siempre y no tan bueno ni malo como parecen; los Cuatro Jinetes del Apocalipsis; Anatema Device, descendiente de la bruja más famosa que ha existido… unos cuantos más y la figura de Agnes la Chalada con su libro de profecías de hace 400 años, que llevará a todos por la calle de la amargura.
Por lo general están bien definidos y a más de uno se les coge cariño, aunque echo en falta esos detalles que tanto me gustan. Pero al ser tan abundantes y el libro no particularmente extenso… no se puede pedir más. 

Romance:

No hay una relación amorosa de esas trágicas y luego felices a las que estamos acostumbrados. En general no hay demasiado amor en todo el libro, exceptuando un par de escenitas leves tirando ya para el final. Si buscáis amor, no es el libro más adecuado, pero tiene otros muchos atributos que lo compensan.  

Narración y descripción:

Es algo obvio que la maestría de Pratchett con la pluma es única, tiene un estilo muy definido que, aunque me gusta muchísimo, no me termina de enganchar. Con Gaiman también tengo una relación así, pues considero que tiene una imaginación y una facilidad para inventar historias que ya quisiera más de un escritor de best-sellers pero, sin embargo, su manera de narrar es un poco simplona e infantil. Todo esto también aparece en Buenos Presagios, que tiene partes magistrales y otras un pelín más aburridas, por lo que digamos que engancha a ratos. El ritmo al principio es algo lento, pero luego se mantiene una buena acción hasta el final. Este es el apartado que a mí me ha flojeado un poco, por lo ya mencionado.

Ambiente e historia:

Nos sitúa perfectamente en los días caóticos previos al Fin, donde nadie sabe muy bien como actuar ni lo que está pasando. No hay descripciones inmensas, pero no son necesarias. La historia está perfectamente hilvanada y tiene puntos inesperados, sólo le saco el fallo del final: la batalla “épica” y las últimas páginas en sí no me terminaron de gustar, no estaban a la altura del resto de la historia (pero esto ya es totalmente subjetivo).

En conclusión: Recomendable. Trata temas importantes con ligereza a la manera de Pratchett y nos muestra la dulzura de Gaiman en las partes necesarias, demostrando así que este par de autores juntos son un éxito asegurado. Con buenos personajes y puntos magistrales, aunque no termina de enganchar por su ritmo irregular y, en mi opinión, podrían haber sacado más partido a ciertas partes de la narración, no hay duda que estamos ante un buen libro, que cuenta una historia muy original en clave de humor e ironía.

Nota: 4/5

3 comentarios:

  1. Jo...has hecho que me pique la curiosidad....me lo apunto
    Por cierto soy Perfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  2. A mí, que todo esto de cielo vs infierno me recuerda al Pokémon rubí & zafiro.
    No creo que sea un libro que me llame especialmente la atención, así que buscaré el primer capítulo y a ver qué tal va.
    Un abracito :3

    ResponderEliminar